2 de septiembre de 2014

https://www.facebook.com/pages/Iconograf%C3%ADa-Cl%C3%A1sica/418237018271379?fref=ts

Bacanales Richelieu


Bacanales Richelieu
Triunfo de Neptuno y Anfítrite o Triunfo de Neptuno y de Venus marina
Tridente,  carro tirado por caballos marinos y thíasos marino
Nicolas Poussin (1594-1665)
Francia
Circa 1634-1636
Óleo sobre lienzo
115 x 147 cms.
Filadelfia, Museo de Bellas Artes.

Descripción:
Esta pintura fue identificada  por Anthony Blunt y por Sterling como un Triunfo de Neptuno (o Triunfo de Neptuno y Anfítrite), si bien desde que  Frank H. Sommer hiciera un estudio iconológico de la misma (Véase bibliografía), se suele identificar, aunque no de forma unánime, como un  Triunfo de Venus. Es una composición compleja, cuyo centro está determinado por la figura de una Venus marina (Anfítrite o Galatea), acompañada por dos nereidas; la inmortal aparece  montada en un carro tirado por delfines, a punto de  llegar a la orilla de una playa, mientras su brillante manto rosado ondea al viento henchido por la brisa marina. Delante de la figura de Venus (Anfítrite o Galatea), un erote marino, a lomos de otro delfín, representa al pequeño Palemón y su figura evoca a otra análoga representada en el Triunfo de Galatea de Rafael de la Villa Farnesina de Roma. La figura femenina situada en primer término, de espaldas al espectador, es  la personificación de una fuente, cuyo surtidor puede verse brotar en el cántaro manante que rebosa junto a su figura.

  Alrededor de la supuesta Venus se dispone un cortejo marino triunfal, integrado por tritones que soplan enérgicamente sus caracolas, otras nereidas, y varios amorcillos que, desde el cielo, disparan sus flechas en diversas direcciones y esparcen flores (rosas y mirtos). Uno de ellos, situado sobre la cabeza de la diosa marina, porta en su mano una antorcha encendida (símbolo del Himeneo). Montado sobre una venera tirada por cuatro hipocampos y situado a la derecha de la diosa, Neptuno se acerca también a la orilla, empuñando su tridente con la diestra; el dios gira la cabeza y dirige su mirada (y la atención del espectador)  hacia  la figura central. Su desnuda anatomía está inspirada en los mosaicos romanos imperiales; una hermosa clámide de tonos azulados le cae desde el hombro y se quiebra en unos plegados barrocos de  gran plasticidad. En la lontananza, sobre el cielo, un carro dorado precedido o tirado por palomas sirve de montura a otros dos amores, uno de los cuales sostiene en su mano otra antorcha encendida. 

El equilibrio compositivo característico del pintor es muy intenso en la obra, aunque, no exento de complejidad. Los grupos de figuras se distribuyen en el espacio de forma acompasada y rítmica, de tal suerte que los espacios vacíos entre ellos actúan como elementos ordenadores del tumultuoso séquito marino. Asimismo, las actitudes de los personajes y las manchas de color sirven para articular y ordenar la composición, particularmente en las figuras situadas en primer término, que forman un círculo en torno a la Venus (Anfítrite o  Galatea) y evocan la composición de la ya citada Villa Farnesina. El modelado de los desnudos evoca también  la pintura del Renacimiento.

Retomando el problema de la identificación del asunto principal del cuadro, y a pesar de que las palomas, las rosas, los amores que disparan sus arcos, el paisaje costero y la posición central de la figura son  elementos que  sugieren se trate de una Venus que se acerca a la orilla acompañada por un séquito marino triunfal que celebra su nacimiento (del mismo modo que  fuera representada Venus en el arte romano imperial), la solícita presencia de Neptuno, las antorchas encendidas de los erotes y la flecha que está a punto de hacer blanco en el dios marino, a punto de ser disparada desde lo alto, resultan elementos ajenos a la iconografía tradicional del Nacimiento de Venus. Nos inclinamos a pensar que Poussin pudiera haber fundido varias tradiciones iconográficas en una sola composición, y que  la protagonista femenina de esta  pintura (Venus, Anfítrite o Galatea) pudiera simbolizar al mismo tiempo, la potencia del mar (encarnada en Anfítrite o Galatea) y la potencia de la Naturaleza (encarnada en Venus).
Observaciones:
 
Las llamadas Bacanales Richelieu, fueron encargadas por el cardenal francés para su palacio de Poitou y  figuran entre las obras mejor documentadas de ese período del artista, aunque plantean numerosos problemas. Bellori dice que son cuatro Bacanales mas un Triunfo de Neptuno y las demás fuentes se refieren a tres Bacanales terrestres (Triunfo de Pan, Triunfo de Baco, Triunfo de Sileno y una bacanal marina. (Triunfo de Neptuno).
 
Considerado unánimemente como original, el cuadro fue separado de las otras tres Bacanales citadas y fue a parar, en 1755 a la colección del Louis Antoine Crozat. En 1771 sería cedido, con toda la colección, a Catalina II de Rusia y más tarde, puesto a subasta por el gobierno ruso, sería adquirido por el Museo de Filadelfia, en 1932. 

  
Bibliografía:

Bazin, G., Exposition Nicolas Poussin,  Paris, 1960.
Sommer, F. H., “Poussin's 'Neptune and Amphitrite' at Philadelphia: A Re-Identification Rejected” , Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, Vol. 26  (1963).
Thuillier, J., La obra pictórica completa de Poussin, Barcelona, Noguer-Rizzoli, 1975.

Texto: María Isabel Rodríguez López


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada